Espacios, viajes, experiencias: Las religiones en reposo y en movimiento